Muster my Monsters

Muster my Monsters 1.0

Boxeo con monstruos

Muster my Monsters es lo que ocurre cuando juntas a varios monstruos míticos en combates cuerpo a cuerpo. Marshmallow Man (El hombre malvavisco), Godzilla, Chuck Norris, Gamera, Cthulhu... Todos ellos se han reunido para pegarse unos a otros a puñetazo limpio. Ver descripción completa

PROS

  • Puede resultar divertido
  • Forma de juego original
  • Personajes graciosos

CONTRAS

  • Monótono
  • Humor muy peculiar
  • Escenas animadas repetitivas

Adecuado
5

Muster my Monsters es lo que ocurre cuando juntas a varios monstruos míticos en combates cuerpo a cuerpo. Marshmallow Man (El hombre malvavisco), Godzilla, Chuck Norris, Gamera, Cthulhu... Todos ellos se han reunido para pegarse unos a otros a puñetazo limpio.

Las reglas de Munster my Monsters te recordarán al clásico Piedra-Papel o Tijera, combinando los movimientos para escabullirte o aporrear a tu rival.

Lo mejor del juego es que permite jugar contra otros en un iPad o iPhone compartido.

Piedra-Papel-Puñetazo

La idea detrás de Muster my Monsters es buena: monstruos de ayer y hoy que se pegan unos a otros. Para ello, te las verás con otros jugadores compartiendo el mismo dispositivo en combates de uno contra uno (iPhone) o de hasta cuatro luchadores a la vez (iPad y iPhones vía Wi-Fi).

Además, el sistema de juego es interesante, combinando tres movimientos al estilo de piedra-papel-tijera pero cambiado a ataque (attack) - burlarse (mock) - esquivar (dodge). 

Pero ahí termina lo bueno. Para empezar, cuentas con dos únicos personajes, pues para obtener los demás necesitarás ganar muchos combates o comprarlos. En segundo lugar, las animaciones entre golpe y golpe son excesivamente largas, volviendo al juego muy lento, y aunque puedan ser graciosas las primeras cinco veces, acaban por aburrir por su monotonía y poca originalidad (los efectos de sonido, demasiado exagerados, están extraídos de Dragon Ball).

Por lo demás, Muster my Monsters cuenta también con ayudas, como vidas extra o poderes que surgen de forma aleatoria (a no ser que los compres), lo que convierte el combate en desigual.   

Jugando al tuntún

Si buscas algo de orden en Muster my monster lo llevas claro. Los pocos segundos de margen con que cuentas para elegir un movimiento y la posibilidad de cambiar de movimiento constantemente antes de acabe el tiempo de elección hace que el resultado sea impredecible, y aunque esto podría ser un pro, acaba siendo un contra que acaba exasperándote, a lo que hay que añadir la enésima repetición de una animación ya vista varias veces durante combates previos.

Una buena idea con un humor particular

Muster my monster parte de dos buenas ideas: monstruos y jugar cara a cara con un mismo dispositivo. Sin embargo, al haber pocos personajes y al repetirse tanto las escenas del juego, la idea acaba por diluirse, perdiendo la gracia que tiene en sus primeros minutos de juego.